Blogia
PSICOLOGÍA IES EL ÁLAMO

Patricia

EL MIEDO

Los miedos son los que nos hacen movernos en ocasiones, en otras consiguen que nos quedemos quietos. En definitiva, es el miedo el que nos hace evolucionar por conseguir evitarlo y también nos lleva a la inmovilidad intentando tal vez que lo que nos provoca ese miedo, pase de largo sin vernos.

¿Cuál es la mejor opción?

Muchas veces escogemos escondernos. Aunque resulte redundante, sentimos pánico a tener miedo. 

Pero nuestra manera de enfrentarnos a nuestros miedos tiene un poco que ver con nuestra personalidad y un mucho con la experiencia que nos dicta la vida.

Hoy en día debemos enfrentarnos a nuestros miedos, aunque hagan daño y valorar si ese dolor merece la pena sufrirlo por callar nuestros miedos.

Las personas que son capaces de enfrentarse a sus miedos son muy "afortunadas" , a algunos todavía les cuesta enfrentarse a algunos de sus miedos.

El miedo, muchas veces, nos impide vivir y es el mayor obstáculo para la felicidad.



¿cómo actuais frente al miedo?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Apalea a su perro..., y le ovacionan

Las claves:
  • La escena es de junio de 2004.
  • El agresor, Juan Lado, tuvo que pagar 6.000 euros.
  • Desde el 1 de octubre de 2004, este tipo de actitudes conllevan pena de cárcel.
  • Las imágenes las grabó el veterinario de la localidad.
  • Ambos, agresor y veterinario, mantenían una rencilla desde hacía años.

De repente un individuo, correa en mano, comienza a atizar al cánido con todas sus fuerzas.

El animal -y nos referimos al perro-, no tiene escapatoria, y sólo tiene la opción de chillar de dolor y de ladrar a un hombre que, en ese momento, ha dejado de serlo.

Pues bien, esta escena ha recorrido durante estos días las televisiones de todo el país, sobrecogiendo a todo aquel con un mínimo de sensibilidad.

Maltratador con suerte

El maltratador, un vecino de la localidad coruñesa de Ribeira, tiene nombre y apellido: Juan Lado.

Las imágenes fueron grabadas por Federico Real, un veterinario de la localidad, en junio de 2004.

En esas fechas, apalear a un perro era considerado como falta administrativa, por lo que la administración se limitó a requisarle los animales, llevarlos a una perrera e imponerle una multa de 6.000 euros.

"Si Lado hubiera maltratado a su perro a partir del 1 de octubre de 2004, se le habría aplicado un párrafo que se introdujo en el Código Penal y que tipifica penas de tres meses a un año de cárcel", ha matizado Nacho Paunero, presidente de la asociación protectora de animales El Refugio.

Desde esa fecha -el 1 de octubre de 2004-, hasta mayo de 2005, se iniciaron 398 procedimientos por maltrato a animales domésticos.

Ovacionado

A la atrocidad de las imágenes cabría añadirle un agravante: el apoyo popular al maltratador, y el rechazo hacia el veterinario denunciante.

"Lleva 35 años viviendo aquí y nunca ha tenido problemas con nadie excepto con ese veterinario (...), si el perro se comía a las gallinas, hay que pegarle para que aprenda", gritaba una vecina de la localidad -en declaraciones recogidas por La Voz de Galicia-.

Lo cierto es que las desavenencias entre veterinario y maltratador, entre Real y Lado, venían de hace cerca de un lustro -como consecuencia del paso por un camino-.

De hecho, ayer mismo se vieron las caras en un juzgado por unos hechos que nada tenían que ver con la salvaje grabación.

"Las personas que increpan a quien denuncia son insensibles, incongruentes", ha afirmado Paunero, quien ha aportado un dato tranquilizador: "Hay animales domésticos en el 50% de los hogares españoles, y en la gran mayoría de los casos el trato es bueno".

DOC . 013 (2) No somos racistas ni xenófobos: somos clasistas...

  Aunque ardan las casas de los morenos en Bañolas y chamusquen sus mezquitas; aunque a los marroquíes los corran a gorrazos por las calles de Tarrasa, no somos racistas, ni mucho menos xenófobos. Todo depende de qué parte del mapa de España se mire. A Marbella acaban de llegar 500 moros en 8 aviones. Han tomado 200 habitaciones en hoteles de lujo, han alquilado 200 teléfonos móviles y se han quedado con la producción de todas las floristerías locales y con toda la capacidad de provisión de caviar y langosta. Y la gente, como aquí es mentira que seamos xenófobos ni racistas, ya ven: no le han metido fuego a la mezquita que hizo precisamente el jefe de esos inmigrantes temporales. Claro que un avión de séquito no es lo mismo que una patera. Si esos 500 moros que han llegado a Marbella lo hacen en patera en lugar de avión privado, a estas horas la Guardia Civil ya los habría metido en el cuartelillo para ponerlos de patitas en la frontera.

En cuanto a la xenofobia, es falsa. Las Baleares, que son ahora las verdaderas Islas Afortunadas por el Pacto de Progreso, están prácticamente tomadas por los alemanes. Hasta el punto de que el de Izquierda Unida que quiso tirar por la ventana el cuadro de los Reyes se llama Eberhad Grosse, que es nombre de candidato a la presidencia de Baviera más que de consejero balear. Y por muchos alemanes que haya en Baleares, nadie toma represalias contra ellos, porque no somos xenófobos. Los extranjeros nos encantan, sobre todo si dejan aquí 3 billones de pesetas en ingresos turísticos, o si han fichado por el Real Madrid o el Barsa y resuelven la Liga o la Copa.

Lo que en verdad ocurre es que no somos racistas, sino clasistas, ni somos xenófobos, sino que exigimos que los extranjeros nos dejen divisas turísticas, inversiones en la industria o goles en la portería contraria. O que en su condición de sudamericanos o filipinos resuelvan el problema del servicio doméstico. En Marbella hay una mezquita y nadie recoge firmas para que la cierren. Porque es una mezquita de moros ricos. A Marbella han llegado 500 moros de golpe y nadie quema sus casas. Porque sus casas son palacios que están en la Milla de Oro.

Alguien dijo que el dinero no tiene patria y se quedó corto. En España se demuestra que el dinero no tiene ni patria, ni raza, ni confesión religiosa. "El moro es el que viene en la patera o va en un coche de segunda mano camino del ferry de Algeciras. El que viene en un yate a Puerto Banús no es moro, es árabe." Por eso en Marbella no tienen racismo ni xenofobia contra los árabes. Porque, aunque moros, son ricos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

DOC. 013 (1) ¿Somos racistas?

Y si fueran adinerados colegas de los de la punta del iceberg marbellí? ¿También pensaríamos que son demasiados?
Esto del racismo (y colaterales) tiene mucho que ver con las cuentas corrientes y la lucha de clases. Porque, en una situación apurada ¿íbamos a rechazar la ayuda de un moro o de un negro? ¿A que no?, ni siquiera la de un tarugo blanco: la pasta barniza la necedad. Lo que nos molesta es tener que cederles parte de nuestro pastel. Que trabajen y generen riqueza, pero sin derechos a cambio. Lo malo es que si seguimos esquilmando sus países y frenando su progreso, ellos seguirán viniendo, y habrá que concederles algo. Miremos el lado positivo. En Aragón hay más color, más rostros sin acartonar, más jóvenes dispuestos a cotizar para nuestras pensiones. Y hasta puede que nos siente bien un poco de intercambio, como hicieron hace siglos nuestros antepasados. Aunque cuando les quitaron su poder y su dinero (y si no, también), los echaron... Al final va a resultar que sí somos racistas. Y encima ellos se sienten bien acogidos. Angelicos.

DOC. 011 La niña sirena da sus primeros pasos

DOC. 011 La niña sirena da sus primeros pasos La niña peruana Milagros Cerrón, que nació con el síndrome de Sirenomelia, dio ayer sus primeros pasos largos tras la cirugía de separación y reconstrucción de muslos efectuada a comienzos de este mes. El portavoz del hospital de la Solidaridad, Inti Lozada, informó de que la bebé, que tiene dos años de edad, ahora realiza «pasos más largos y por momentos se independiza» de sus terapeutas para «caminar sola».

Los jóvenes padres de la niña, Ricardo Cerrón y Sara Arauco, se alegraron de los éxitos de Milagros y de la reacción favorable a la operación.
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres